Menu
03/07/2020
A+ A A-

Columnistas invitados/Guest columnists

¿Entrar o no, en el juego de Ortega?

En la oposición deberíamos tener en cuenta, entre otras razones, las siguientes en relación con la dictadura. Primero, la complacencia nacional e internacional con Ortega, que le permitió acomodar en extraña mezcla economía de mercado, atención a prioridades de Estados Unidos y retórica del “Socialismo del Siglo XXI”, terminó con la masacre de 2018. Segundo, después de esa represión, que además continúa, es imposible que Ortega recupere la confianza de la comunidad internacional y de los inversionistas, para que la economía vuelva a crecer. ¿Qué inversionista que se repute en su Responsabilidad Social Empresarial (RSE), aguantaría que un medio de comunicación le reclame en su país de origen, por invertir en la Nicaragua de Ortega? Tercero, la vía pacífica, electoral, para removerlo del poder, no significa que juguemos a las reglas legales que él estableció, ¡precisamente para construir su dictadura!

De alguna forma, las razones anteriores estuvieron como telón de fondo, con diferente peso para los diversos actores, en el proceso de discusión que condujo a la firma de los estatutos de la Coalición Nacional. Y debemos estar advertidos que la discusión volverá a aparecer, porque es una discusión democrática, frente al monolitismo verticalista en el FSLN, en que Ortega y su esposa todo lo deciden, sin cabida para las discrepancias. Es más, ese monolitismo también agita las aguas de la discusión democrática.

Como la discusión volverá a la agenda de la Coalición, es crucial valorar lo que ocurrió, que felizmente llegó a buen término. Es importante apreciar que la demanda de unidad opositora, impuso en la opinión pública costos políticos a la Alianza Cívica (ACJD). Como la discusión democrática es inevitable, los costos políticos en algunos casos pasarán desapercibidos para otras organizaciones, pero no para una tan emblemática como la Alianza, porque ha sido interlocutora del gobierno en dos ocasiones y tiene un elevado reconocimiento internacional. Aparecer faltando a la unidad de la oposición, independientemente de las razones que se tenga y pueden ser muy buenas, inevitablemente se paga.

Add a comment Leer más...

Pandemia, en tiempos de utopía

Algunos acontecimientos de este 2020 me han conducido a recordar la década de los 60, años de sueños que al final redundaron en horribles pesadillas.  Época en la  que un amplio número de personas aspiró a grandes y profundas soluciones recurriendo para concretarlas en sacrificios y abusos, convencidos de que el fin justificaba los medios.

Los tiempos como qué se repiten. En los sesenta la mayoría de los actores políticos,  amparados en una ideología con una sorprendente capacidad de sobrevivencia,  el marxismo, lucharon supuestamente por construir un mundo de oportunidades para todos cuando en realidad estaba empedrando el camino de un infierno que duro hasta la caída del Muro de Berlín, que al parecer, algunos quieren reconstruir.  

Los sesenta fueron los años de los Sueños. Frente a la teoría de la Destrucción Mutua Asegurada, -uso masivo de artefactos nucleares en caso de conflicto-, la permanente crisis de una guerra fría que mutaba a rojo con demasiada frecuencia -Crisis de Berlín, de los Misiles en Cuba, Guerra de los Seis Días, Guerra de Vietnam,  los Gulags soviético, la Revolución Cultural de Mao y los paredones de Fidel Castro- no cesaba de irrumpir un anhelo de cambio, una necesidad vital de destruir viejas estructuras para crear un mundo supuestamente más justo, donde la soberanía de las naciones fuese una realidad entre iguales, la riqueza un disfrute de todos y la libertad instrumento y fin para conquistar la justicia individual y social.

El ansia de un mundo mejor latía en muchas naciones y se acrecentaba en aquellas que hacían consciencia de sus limitaciones y las injusticias de que eran objeto. Ese nuevo mundo no geográfico, sino socio-político, con plena consciencia de necesidad de redención, era multirracial, de vastísima pluralidad religiosa, de lenguas diferentes, de culturas y tradiciones a veces en conflicto y de formas e ideas políticas diversas.

El Marxismo, con todas sus aberraciones, fue para los conversos el único instrumento de justicia. Renegaron de la inversión extranjera, censuraron la actividad económica privada, instrumentaron un culto al estado-todo-poderoso, una metrópoli política suplantaba la nación y el derecho del individuo nada significaba ante la masa irredenta.

Add a comment Leer más...

¿Preludio a una nueva agresión de la Corea comunista?

La conducta agresiva del régimen de Kim Jong-un despierta fundadas prevenciones de su vecino del sur en Seúl

Este martes fue noticia la destrucción de la oficina conjunta de enlace inter-coreana, ubicada en la villa de Kaesong, perteneciente a la llamada República Popular Democrática. Como todo el mundo sabe, Corea del Norte, pese a su nombre, es una monarquía harto impopular y absolutamente antidemocrática. Según Kim Yo-jong, hermana del actual mandamás comunista norteño, la oficina resultaba “inútil”.

Las amenazas formuladas por el régimen de Pyongyang incluyeron la divulgación de un “plan de acción” del “Ejército Popular de Corea” para reingresar en zonas que fueron desmilitarizadas en virtud de los acuerdos suscritos entre ambas partes del dividido país. El mensaje, que utiliza el truculento lenguaje tan caro a la dinastía Kim, ofrece “convertir la línea del frente en una fortaleza y elevar aún más la vigilancia militar contra el Sur”.

El anuncio de la agencia comunista KCNA habla de  una “terrorífica explosión” que destruyó la edificación. Aunque en la desdichada satrapía de Corea del Norte nadie osa actuar sin una previa orden de arriba, se atribuye la acción hostil a “la resolución del pueblo indignado para forzar a la basura humana, y a quienes han dado abrigo a la basura, a pagar caros sus crímenes”.

Esa alusión a los detritus parece referirse al señor Park Sang-hak y otros anticomunistas que huyeron del “paraíso terrenal” norcoreano hacia el Sur de la península, y desde allí luchan contra la dinastía Kim. Su acción más reciente (y causa del actual exabrupto) es el lanzamiento de unos globos que, impulsados por el viento, descargaron en Corea del Norte propaganda prodemocrática.

El hecho ha sido calificado por Pyongyang como “una provocación más grave que el fuego de armas y artillería”. ¡Imagínense, amigos lectores, en las octavillas se describe al monarca Kim Jong-un como un “diablo”, que tendrá un final sangriento similar al del iraquí Saddam Hussein o el libio Muammar al-Gaddafi!

Add a comment Leer más...

El Plan siniestro del fugitivo Evo Morales

Tras la huida de Morales ante la presión popular,
la guerrilla urbana entró en acción.

La “operación retorno” de Evo Morales ha comenzado a la luz del día, mientras las nuevas autoridades bolivianas avanzan con plomo en el ala en su afán de devolverle la institucionalidad democrática al país.

El aparato judicial del fugitivo está intacto desde el Fiscal General para abajo (Otra clara demostración de que no se produjo una golpe de Estado en Bolivia) y funciona con una lentitud alarmante. “Trabajen, pero hasta por ahí nomás”, fue la orden impartida.

En otras circunstancias, todo ese andamiaje debió ser reemplazado porque de lo contrario es tratar de construir un edificio con cimientos de adobe. Todo el poder judicial fue elegido con menos del 30% del caudal electoral y casi todos sus integrantes responden e Morales.

Mientras los retazos de partidos políticos destrozados en 14 años de autocracia no terminan de articularse y sus dirigentes, como los nuevos líderes, se agarran de las greñas de cara a las próximas elecciones, el único frente monolítico es el del caudillo cocalero.

Add a comment Leer más...

MÁS APRENDIZAJES – Una democracia que incluya la participación de todos

"No hay que escoger entre autoritarismo y libertinaje.
Hay que escoger siempre por la libertad."

Dicen que los países autoritarios han sido más exitosos en enfrentar el nuevo virus corona: China, Cuba, El Salvador. ¿Será verdad?

El otro día mi vecina me comentaba: - Manolo que educa bien a sus hijos. Nunca los ves haciendo maldades, peleando, o faltando al respeto. Es cierto -pensé yo- pero ¿a qué costo? Tampoco los veo sonriendo, ni jugando con sus amigos, ni tomando iniciativas. Los hijos de Candita también son respetuosos, pero alegres y cariñosos, llenos de amigos y de planes, inventando siempre nuevos juegos y aventuras. Y no están educados con mano de hierro, como los de Manolo, sino con esa ternura de la que Candita es maestra.

No hay que escoger entre autoritarismo y libertinaje. Hay que escoger siempre por la libertad. Que no es hacer lo que me da la gana, sino poder hacer el bien y hacerlo bien. Amando tanto la libertad, que la respeto también en el otro. Aunque sea mi enemigo, aunque sea un ignorante, aunque sea un maleducado. La libertad no se opone al orden y las normas. Se opone a la dictadura de la ley o de la autoridad tiránica. No cree que la convivencia se mejora con el poder, sino con la fraternidad, la gran olvidada de la trilogía de la revolución francesa de la que unos escogieron la igualdad, aun a costa de la libertad, y otros la igualdad, aunque haya que imponerla por la fuerza. Quizá si hubiéramos escogido la fraternidad hubiéramos podido combinar igualdad y libertad.

Add a comment Leer más...